Si buscas... encuentra

Cargando...

12 de septiembre de 2014

Más competencia para Snapchat: Mirage borra el contenido cuando lo ve el receptor

Voycee, Sobrr y otras como Slingshot de Facebook se subían al carro de lo efímero intentando hacer sobra a Snapchat, pero siguen surgiendo nuevas variantes que intentan adquirir un trocito del mercado.

Mirage es otra de ellas y surge de un modo quizá más sencillo donde el contenido se borra directamente cuando el usuario receptor ve el mensaje. Nada más tiene que hacer el emisor: ni elegir el tiempo, ni publicar otro contenido para que se elimine el anterior.

Eliges el destinatario, haces una foto o vídeo de hasta 15 segundos, le insertas un texto... y listo. Como en Snapchat, si se realiza una captura de pantalla, el emisor recibe una notificación.

Además, si el contacto no dispone de una cuenta en Mirage se puede enviar el contenido a través de un mensaje de texto que adjunta un enlace con la foto o vídeo para que pueda visualizarlo. Esto es, sin duda, uno de los grandes cambios con otras apps que simplemente enlazan a la descarga de la app sin poder personalizar el mensaje por el usuario.



La aplicación está disponible en App Store y en Google Play.

Visto en Clases de Periodismo.

¿Puedes aportar una mejora, crítica o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :).

10 de septiembre de 2014

Seguridad del menor en Internet

La seguridad de nuestros niños, niñas y adolescente en su navegación en la Red es una de las preocupaciones constantes transversales a la escuela y la familia, incluso cuando coincide con la Keynote de Apple ;). Por ello, durante el día de hoy se ha celebrado en Pamplona el curso "Seguridad del menor en Internet" de la mano de Carlos Represa (@crepresa), director del Centro de Seguridad TIC Escolar de la Universidad Internacional de La Rioja, organizado por UNED Tudela y el Departamento de Educación de Gobierno de Navarra.

Menor con uno de los ordenadores de One Laptop Per Child (OLPC). RUDOLFSIMON

Una de las claves principales que se han citado durante el curso, a pesar de mencionarse al inicio y de manera superficial, es la necesidad de educar en la toma de decisiones. En Internet se puede encontrar una traslación online de la realidad física, por lo tanto, como ente real, es necesario tomar decisiones como en cualquier otro ámbito. Puede parecer un requisito menor, pero cuando una persona navega por la Red permanece la mayor parte del tiempo decidiendo: qué buscar, qué leer, qué comentar, qué responder, a qué dar like, a qué red entrar, qué decir en un grupo de Whatsapp... y por supuesto, qué no hacer, qué no buscar, qué leer, qué no comentar, etc.

¿Y cuándo comenzar con esta formación? No existe una edad concreta, como veíamos en la charla sobre la introducción a la educación sobre Internet del evento #mumsontherocks, pero en resumen: cuánto antes. Convivimos con la conectividad y ellos también, junto a nosotros, viéndonos, aprendiéndo de nosotros. De hecho, como comentaba Represa, ya en 2012 el 30% de los niños de 4 años es usuario de Internet.

Durante el curso se han desgranado algunas ideas importantes que debemos transmitir a nuestros y nuestras menores en casa y en el aula con ejemplos prácticos e interactivos, entendiendo que primero debemos formarnos nosotros. Intentaré hacer un resumen de algunas de las ideas citadas:

  1. Enseñar a distinguir una página verdadera de una falsa: revisar la URL a la que accedemos. Por ejemplo: tuentifake.com no es tuenti.com aunque la página sea un clon casi exacto (o exacto) de Tuenti. No solo para niños, pues de todos es conocido algunas clonaciones de páginas de bancos.
  2. Aprender a crear contraseñas seguras que contengan símbolos, mayúsculas, minúsculas y números. Podemos probar la seguridad de nuestra contraseña, por ejemplo, en la siguiente web de Intel
  3. Conocer el funcionamiento e instalación de antivirus para smartphones y tabletas, por ejemplo, a través de Oficina de Seguridad del Internauta.
  4. Informarse sobre el almacenamiento de los datos y el contenido en las redes sociales o webs utilizadas. Esto es, revisar los términos y condiciones de las diferentes herramientas. Este documento puede ayudar a trabajar con los y las peques dichos textos legales.
  5. Ser consumidores activos e informados. Enseñarles a comparar precios, buscar información y comprobar si los descuentos son reales. Web Archive permite comparar páginas en el tiempo y es muy útil para realizar estas comparaciones (y también, por ejemplo, para encontrar y comprobar páginas borradas o cambios en noticias de medios de comunicación). 
  6. Identificar mails falsos. Comprobar los remitentes, el modo de escribir, el tono y el lenguaje, la apariencia o la firma.
  7. Conocer el funcionamiento de las cookies que se instalan en nuestro navegador cuando visitamos diferentes páginas web, así como los requisitos legales y derechos como usuarios. No todas las cookies tienen la única función de espiar que se comentaba, ya que también nos permiten desencadenar acciones como identificarnos o compartir en redes sociales, pero es importante saber que son y cómo se gestionan.
  8. Concienciar sobre los inicios y cierres de sesión con el fin de que no dejen sus cuentas de correo electrónico, redes sociales o herramientas web abiertas en diferentes ordenadores ajenos a su único acceso.
  9. Formación en pensamiento programático con el fin de conocer la creación de Internet y hacer un mejor uso. Son muchas las herramientas, como Scratch, que lo permiten tanto en el aula como fuera de ella.
  10. Educación en propiedad intelectual y derechos de autor. Conocer sus derechos y deberes como autor facilita la comprensión de los derechos y deberes de otras personas que creen contenidos. 
Si la educación en seguridad es transversal a la educación tecnológica se podría concretar que la educación en la generación y consumo de contenidos es transversal a la seguridad. Así, ofrecer herramientas emocionales y sociales para no generar contenido dañino, consumirlo o ser creador pasivo es fundamental en el desarrollo de ciudadanos y ciudadanas digitales responsables. Contenido perjudicial puede referirse tanto a apología de anorexia, bulimia o autolesiones, así como pornografía infantil, ciberacoso, etc.

Por todo lo anterior, la educación en la empatía es fundamental para aprender a relacionarnos de manera segura en Internet en tanto que más allá de los delitos informáticos existen las personas y su bienestar.

En el curso se ha hablado sobre los controles parentales y su utilización con menores. Si bien creo que los filtros de contenido son positivos incluso para los adultos que pueden no querer ver determinados contenidos, el caso de los controles parentales que espían qué hacen nuestros y nuestras menores en Internet es un tema controvertido. Carlos Represa explicaba que "los menores de 14 años no tiene privacidad, por lo que no es espionaje" ya que legalmente es responsabilidad de los padres, algo en lo que no estoy de acuerdo. Que legalmente no tengan privacidad no quiere decir que no la tengan en el aspecto moral. De hecho, como ya comenté, no creo en las edades legales ya que no cuidan al menor sino a la empresa y, además, tasan la responsabilidad en una edad en la que no todos poseen la misma madurez. Así, creo esencial crear un entorno de confianza en el que conversar con los menores, navegar con ellos, educarles en la gestión de la interacción social y de los contenidos y darles responsabilidad: sí, se van a equivocar, como tu y como yo, pero ahí tenemos que permanecer los adultos para ayudarles. 

Podemos pactar con ellos mecánicas de revisión de sus aparatos tecnológicos, navegadores o contactos de teléfono, por ejemplo, pero siempre bajo su conocimiento y acuerdo mutuo para no romper un vínculo de confianza creado previamente porque ¿estamos en todas sus conversaciones de patio de colegio? ¿Conocemos el minuto a minuto de lo que hacen cuando dicen ir al cine? ¿Les seguimos cuando van a a jugar a su deporte favorito o en su primera salida en solitario? 

En nuestra niñez ¿qué hubiera pasado si nuestra madre hubiera leído nuestro diario o hubiera contratado a un detective para saber qué hacíamos en nuestras horas de ocio? Solo en caso de que veamos actitudes fuera de la rutina habitual de nuestros chicos y chicas que nos hagan sospechar que algo no va bien (cambios de humor extremos al recibir una notificación móvil, cambios drásticos de peso, fuerte nerviosismo por la falta de acceso a sus dispositivos, pasa de salir a todas horas a encerrarse en su habitación...) propondría la utilización de herramientas de vigilancia posterior a una conversación infructuosa con el o la menor y su entorno. Por supuesto esto no es una receta única y debe adaptarse a cada familia, escuela, menores, situaciones o conflictos...

Por otro lado, ya que se menciona a la escuela como un agente de educación en Internet se me presenta otra cuestión ¿cómo educaremos en un buen uso de la conectividad móvil si se prohiben en los centros? Puede sonar paradójico, pero ¿cómo educamos en algo prohibido? Es un tema tabú para muchos que antes o después debemos afrontar para desarrollar ciudadanos plenos en todos los espacios de sus vidas que aprovechen las oportunidades de manera empática.

Seguiremos aprendiendo y conociendo más sobre la educación en Internet y, sobre todo, la educación de nuestras y nuestros chiquis :).

¿Puedes aportar una mejora, crítica o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :).


6 de septiembre de 2014

Introducción a la educación sobre Internet en #mumsontherocks de les emmés

Mamá sin hijos al habla :).


Tras un intenso día en el Primer encuentro de mamás y Showroom infantil #mumsontherocks de les emmés os dejo la presentación de la charla "Introducción a la educación sobre Internet" que hemos compartido con mucho cariño y en familia. En ocasiones podemos pensar que nos pilla lejos esto de Internet si nuestro hijo o hija es todavía un bebé... pero precisamente nada más lejos de la realidad. Los años iniciales son fundamentales para la creación de hábitos saludables en nuestros niños y niñas en su relación con la tecnología y particularmente con Internet. Nuestro ejemplo adulto, el de todos los que les rodeamos, es fundamental para adquirir modos de hacer. Así, nuestros bebés imitarán en el futuro lo que hagamos nosotros hoy. 

Del mismo modo, debemos ser conscientes de que la identidad digital se desarrolla con el tiempo gracias a contenido propio, ajeno y aquello que ven los demás. Así, nosotros como papás o mamás (incluso las mamás sin hijos, sí) tenemos la responsabilidad sobre aquel contenido sobre ellos que compartimos. Una foto en la playa subida a Facebook, otra soplando su primera velita de cumple en Instagram, un vídeo en Vine con sus primeros pasos, una cuenta de Twitter con su nombre para anotar sus mejores frases en 140 caracteres, etc. Todo ello está desarrollando la identidad online de nuestro hijo o hija... sin que él o ella haya tomado ninguna decisión al respecto y, en ocasiones, sin mantener la coherencia en el tiempo cuando durante la adolescencia les pedimos que no suban fotos suyas en la playa. De un modo similar, con tres añitos les prestamos nuestro smartphone para que puedan entretenerse (es decir, para que nos dejen tiempo para otras cuestiones) y a los diez años se lo quitamos porque todavía no tiene edad de tenerlo. Igualmente, nuestro ejemplo en el tiempo o momento uso de los medios sociales, del teléfono móvil o de la mensajería instantánea cala en lo que ellos ven, en lo que ellos hacen.

Empatía, ejemplo y coherencia: como en cualquier otro ámbito educativo de nuestros nenes y nenas o quizá... ¿como todo en la vida?


Introducción a la educación sobre Internet. Charla from Diana González

Por otro lado, hemos dejado un pequeño folletito con recursos y consejos para papás y mamás que también me gustaría compartir:



¡Seguimos mañana en #mumsontherocks!

¿Puedes aportar una mejora, crítica o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :).

4 de septiembre de 2014

Voycee: una red social móvil de contenido efímero que depende de ti

La moda del Temporary Social Media ha llegado para quedarse. Cada vez son más las redes sociales y aplicaciones móviles en el mercado del contenido efímero. Sí, ese contenido que "desaparece" o, para decirlo más fielmente, aquel contenido al que no se puede acceder del mismo modo en el que se creó. Así, es. El contenido existe, pero se visualiza de una manera diferente tras el periodo temporal de vigencia: capturas de pantalla, archivos almacenados en los dispositivos, servidores o simplemente en la galería de fotos personal.

Más allá del debate de qué es efímero y qué no, la nueva aplicación, Voycee, promete algo diferente a lo que habíamos probado en Snapchat o Sobrr: será el usuario quien defina la vigencia de un contenido compartido, ya que no depende del tiempo marcado por la propia app, sino por la periodicidad de publicación. Es decir, una nueva publicación borrará la anterior y todos los comentarios, notificaciones o me gusta. Según sus creadores, la app permite "ser tú sin historial", ser tu yo de hoy sin dejar rastro del pasado, mejorando así la privacidad y la visualización de contenido actual de los contactos. Con todo... ¿no es lo que ya hacemos con los cambios de estado o fotografía en Whatsapp?

Voycee permite compartir contenido de texto, vídeo, audio o foto y los perfiles de los usuarios pueden ser compartidos en otras redes sociales como Twitter o Facebook. Por otro lado, las búsquedas pueden realizarse de un modo muy similar a otros medios sociales que conocemos, como Twitter o Instagram, utilizando perfiles de usuarios o hashtags. Igualmente, no son necesarias las relaciones recíprocas, sino que se basa en seguidos y seguidores.

Captura de pantalla de la aplicación en App Store
La aplicación, disponible por el momento solo en iOS, no permite su uso a menores de 13 años, algo como siempre difícil de llevar a la práctica.

¿Qué os parece? ¿Pensáis que el futuro del social media seguirá mostrándonos novedades hacia lo efímero? Al menos por el momento ninguna se ha posicionado con dar la elección 100% al usuario sobre mantener o no los mensajes en un periodo de tiempo determinado por él, si bien Voycee se acerca a ello. Las implicaciones en el desarrollo de la identidad digital son importantes, como reflexionábamos al hilo de Snapchat, permitiendo eliminar la visualización (de igual manera) de un contenido que no deseamos, pero igualmente perdemos aquellos que queremos mantener. ¿Quizá cada vez se hará más necesario un repositorio de aquello que no queremos perder relacionado con todas las redes sociales? ¿cómo implicaría esto a las conversaciones o comentarios generados por otros usuarios? Seguiremos reflexionando :).

¿Puedes aportar una mejora, crítica o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :).

2 de septiembre de 2014

Estudio jóvenes y valores 2014



La FAD a través del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud ha publicado el estudio "Jóvenes y valores: un ensayo de tipología" que analiza a la juventud española entre 15 y 24 años orientado a desvelar el sistema de valores juvenil.

Fuente: Centro Reina Sofía de Adolescencia y Juventud. FAD

Del amplio estudio el Centro destaca:
"Los jóvenes españoles de 14 a 25 años son cada vez más conservadores –reivindican valores y virtudes tradicionales como el esfuerzo, el ahorro, la honestidad o la prudencia, por ejemplo- y cada vez se muestran más implicados o dispuestos a implicarse en lo colectivo. Tanto desde el cuestionamiento radical del estado de las cosas –reclamando un cambio de modelo social, político y económico- como desde parámetros más ortodoxos, sin llegar a cuestionar el orden establecido, aunque sí reclamando su perfeccionamiento. 
En definitiva, en los últimos años, quizá a causa de la crisis, los jóvenes españoles se han hecho más ortodoxos, más formalmente correctos, más proactivos frente a lo comunitario, más implicados en lo común, y mucho más preocupados por el orden y la seguridad. 
Por el contrario, los valores asociados al presentismo o el hedonismo –apurar el momento, primar el ocio, etc- y usados como seña de identidad del estereotipo del joven pasota, del joven ni-ni, parecen haber perdido importancia para los jóvenes españoles".
Además, el estudio realiza un acercamiento a la tipología de joven actual describiendo cinco tipos en función de las "jerarquías de admisibilidad de diversos comportamientos, la jerarquía de valores finalistas, y de los objetivos importantes para su vida:
Fuente: Centro Reina Sofía de Adolescencia y Juventud. FAD
¿Puedes aportar una mejora o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :).