Si buscas... encuentra

8 de agosto de 2011

Educación en el emprendimiento... también en Navarra

Mucho hemos hablado ya de educación en el emprendimiento a raíz de los pilotos School Entrepreneurs (y debo más de un post recopilatorio que espero hacer este mes de ¿verano?).

Pero mucho más, creo, deberíamos hablar. Ya conocéis mi humilde opinión al respecto y me encantaría generar un debate abierto y, por cierto, también en modo off (pensando ando).

En la educación estamos todos. Todos educamos a los pequeños de hoy, ciudadanos adultos del futuro próximo (llámense usuarios, contribuyentes o trabajadores). Sí, todos. Desde el recepcionista del hotel de vacaciones hasta el director del colegio, pero pasando por sus familiares, empresas de todo tipo, universidades, vecinos o cualquier persona que rodea a estas pequeñas esponjitas. Y en ese estar todos educando a la sociedad del mañana el emprendizaje es una pieza capital. ¿Por qué no hacer que las empresas entren en las aulas? Y no solo en las universidades o ciclos de formación profesional donde imperiosamente el alumno debe decidir qué hacer para salir al mundo laboral, sino mucho antes, para que mientras aprenden a elegir su carrera laboral, puedan elegir como profesionales de diferentes modelos y no solo por cuenta ajena.

De hecho, la orientación académica empieza mucho antes cuando en la ESO comienzan a diferenciarse según asignaturas concretas.

Así, os dejo la entrevista a Lourdes Goicoechea, Consejera de Desarrollo Rural, Industria, Empresa y Medio Ambiente del pasado domingo en Noticias de Navarra realizada por Juan Ángel Monreal (@ja_monreal) y en la que tuvimos la oportunidad de preguntar como ciudadanos relacionados con el emprendimiento David Luquin (@dluquin), Ignacio Aramendía (@ignacioaramen) y servidora.

imagen extraída de Noticias de Navarra

En lo que me toca creo que si los universitarios no piensan en montar una empresa... ¿no habrá que empezar antes a educarles en la potencialidad de crearla? Quizá el riesgo debamos asumirlo nosotros construyendo un espacio sostenible, desde niños, para el emprendedor donde a un estudiante de 20 años no se le mire raro por querer crear un negocio... o donde al menos sea capaz de ver que de esa idea que le ha venido a la cabeza (y en mi paso por la Universidad de Navarra vivo buenas ideas) se podría montar una empresa.

¿Damos nosotros el primer paso?



6 comentarios:

  1. Hola Diana,

    Suena bien la propuesta que comentas en lo que dices es "tu humilde opinión", me parece muy oportuno dedicarle algo de atención, desde luego sería una posibilidad, una forma de plantear ciertos cambios en los planteamientos de la educación actual que considero imprescindibles, pero sería interesante tener una mínima base sobre la que empezar a comprender cómo planteas esa idea.
    La idea en sí creo que puede provocar un interesante intercambio de propuestas.

    Intuyo que la respuesta de Lourdes Goicoechea no te dejó muy satisfecha, la verdad es que es bastante decepcionante. Pero, suponiendo que su respuesta hubiese sido más comprometida con las ideas que planteas, y te hubiese aceptado su interés en una posibilidad de integrar una educación emprendedora desde edades tempranas, ¿Cómo te habrías planteado este espacio? ¿Cuál sería la idea desde la que partirías? Sería deseable tener unos planteamientos con los que hacer ver que hay posibilidades reales para esa idea que propones, si no, se quedaría en un simple cúmulo de intenciones.

    No tengo nada que ver con la educación, soy un empresario que tiene que ver con la música (fui músico profesional hace años) y me toca vivir la decepcionantísima situación de la educación musical en los conservatorios de este país. Pero al oír hablar de educación, siento interés por parte de esos profesionales que se planteen cosas, siempre se aprende y siempre se pueden encontrar razones para hablar, compartir o discutir sobre muy diversas cuestiones.
    Desde mi empresa ha tratado de inculcar la necesidad de dar un valor a la capacidad de expresión musical personal y particular, de autonomía, de independencia, de ser capaces de crear por uno mismo una propuesta que nos dé la posibilidad de sentirnos creadores con una necesidad de expresar, al margen lo que generalmente es una búsqueda desesperada por una plaza como prioridad absoluta. Es complejísimo, pero es mi caballo de batalla diario.
    Encuentro un paralelismo con tu propuesta porque al final son diferentes formas de plantearse una actitud valiente, arriesgada, comprometida... emprendedora al fin y al cabo. Una búsqueda de alternativas al margen de lo más o menos establecido.
    Yo lo he sido, dejé la sinfónica de Bilbao hace ya 9 años con la idea de emplearme a fondo en desarrollar lo que me está dando la independencia personal, laboral, creativa, Musical que siempre he estado buscando.
    Digamos que es el paralelismo que he encontrado en tu propuesta y en lo que vengo haciendo desde hace años ya 16 años.

    Lo dicho, sería muy interesante conocer unas primeras ideas, propuestas sobre la que ir poniendo algo de tiempo, compartir ideas e ir dando forma a esta iniciativa que propones y que considero interesante.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario Iñaki.
    Un placer poder compartir ideas que puedan llegar a ser un proyecto de futuro.

    Por mi parte, como tu, no soy educadora de formación, pero el contacto con los alumnos de la Universidad de Navarra y el proyecto Foro Generaciones Interactivas en el que participé han hecho que me preocupe y me apasione el ámbito educativo en general. De hecho, en cuanto al espacio para el emprendimiento en las aulas soy consciente de que las propuestas que pueda realizar necesitan de la ayuda pedagógica de profesionales expertos.

    En enero participé en la primera FeedbackConf, proyecto nacido en nasf, y en esta presentación planteé un primer esbozo de lo que podría un ser un intento de integrar el emprendimiento, las empresas y los profesionales en las aulas: http://bit.ly/hwcHYe. Es una metodología sencilla y por supuesto a modo de prueba. Lo hemos hecho con tres grupos, aunque solo en uno de ellos hasta la segunda fase. En este que hemos trabajado más a fondo los resultados han sido increíbles. Es un grupo de cinco alumnos de PCPIE (Programa de Cualificación Profesional Inicial Especial). Si te interesa un poquito algo de lo que hemos hecho con ellos puedes verlo en la etiqueta School Entrepreneurs de este blog http://bit.ly/h8A0zB puedes ver un poquito :).

    Las profesoras del grupo se unieron desde el principio a la idea y eso ha facilitado que todo lo que hemos trabajado tenga un aspecto formativo según las necesidades de cada uno.

    Es una pequeña idea que hay que darle forma... y evidentemente necesitamos manos para poder llevarla a cabo.

    Con todo, en Navarra tanto CEIN como Cámara Navarra tienen proyectos para "Aprender a Emprender" que también puedes revisar.

    Estoy convencida que con esos paralelismos que has encontrado en tu experiencia musical puedes aportar grandes ideas también en este aspecto del emprendimiento por todo lo que has enumerado: capacidades, independencia...

    Sigamos conversando! Es muy interesante!
    Saludos y, de nuevo, gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hola Diana,

    Hay una cuestión que me pregunto después de leer el blog con la colaboración estudiantes/empresa Museo. Asocias el hecho de ser emprendedor con una única posibilidad de referirse a una cuestión empresarial, una cuestión productiva asociada inexorablemente a una empresa. Y eso, teniendo en cuenta que estás tratando de plantear una cuestión educativa general (incluso desde edades tempranas), puede ser quizá poco arriesgado; porque no todo el mundo quiere asumir el riesgo de afrontar la creación de una empresa, y no por eso puedan dejar de ser emprendedores de otra forma. Mucho más, cuando estoy muy de acuerdo en que el fin más importante de un emprendedor debe ser la búsqueda del mayor grado de felicidad posible, satisfacción personal fruto de nuestra experiencia, de nuestra valentía, de una búsqueda por realizarnos. Pero eso no creo que siempre se tenga obligatoriamente que asociar a una cuestión mercantilista, de empresa.

    A un nivel educativo tan general como propones (desde una temprana edad, lo que me parece excepcional) puede ser un planteamiento que quizá provoque alguna reticencia. Un planteamiento de emprendedor más general, entendiendo el hecho creativo/creador como una forma de crecimiento personal, de madurez, creo que sería mucho mejor aceptada, y además sería mucho más generalizada. Todo el mundo es emprendedor en alguna medida, la cuestión es cómo potenciar esa capacidad emprendedora. La empresa como hecho emprendedor generalmente asusta, si lo planteas como único hecho emprendedor… mucho más.


    Mi sentimiento como emprendedor viene de querer ser un músico con la posibilidad de tener algo interesante y diferenciador que ofrecer (algo fundamental, y lo he buscado de forma vehemente, si no, poco tienes que hacer), no ser uno más, esa fue siempre mi prioridad, nunca una plaza fija en un conservatorio u orquesta sinfónica o un trabajo estable; una curiosidad, una búsqueda constante, esa necesidad como algo fundamental para conseguir una razonable sensación de satisfacción personal era y es lo más importante, y aunque en mi caso se puede decir que lo he conseguido con mi empresa, conozco algunos músicos que lo han conseguido de forma paralela a lo que es su actividad laboral habitual, su hecho emprendedor no tiene que ver con su actividad laboral, y considero que son emprendedores igualmente. No les darán un premio de CEIN o de cualquier asociación empresarial, pero el hecho en sí, creo que se puede y se debe considerar también como el de un emprendedor de proyectos. Como lo sería también alguien aficionado a la micología y que organizase unas jornadas por el Baztán para compartir los sábados de otoño con gente interesada en aprender cuestiones sobre las setas navarras. Seguro que también le daría una felicidad extraordinaria y sería un hecho emprendedor si le diese una continuidad y obtuviese unos resultados satisfactorios para él y los participantes.
    Creo que el hecho emprendedor, con un planteamiento educador y promotor de los gestos emprendedores como propones, se debería aplicar en una idea mucho más abierta que una cuestión puramente empresarial. Creo que es más un hecho de búsqueda, de curiosidad, de iniciativa, de necesidad de saber sobre nuestras capacidades y limitaciones; si se enseña a potenciar estas cualidades que creo todos tenemos de forma más generalizada, sería impresionante. Y sin lugar a dudas habría un mayor número de emprendedores con la capacidad, la preparación y la valentía de crear iniciativas empresariales seguramente excepcionales, en calidad y en número.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. una pequeña corrección quería decir en el primer párrafo:

    ... Y eso, teniendo en cuenta que estás tratando de plantear una cuestión educativa general (incluso desde edades tempranas), puede ser quizá un poco arriesgado...

    Falta un artículo... que modifica bastante el significado...

    Más saludos.

    ResponderEliminar
  5. No puedo estar más de acuerdo contigo Iñaki. Emprender es más que montar una empresa. Es una forma de actuar también en cualquier faceta de tu vida (profesional, aficiones, solidaria...). Sin duda, es necesario recoger esa actitud de forma abierta y hacer transpirar en los chavales en su día a día.

    Es imprescindible hacerlo ver, y de hecho, con el grupo que hemos trabajado más (el del Museo) lo hemos vivido así (aunque no me ha dado tiempo a escribirlo en el blog). Ellos han colaborado en el proyecto Síndrome Up también como espacio de emprendimiento, donde nos han ayudado con ideas para la gala, diseñaron los programas, fueron voluntarios el mismo día... etc. Y por otro lado, en el instituto han trabajado con un espacio de comercio justo y han colaborado con proyectos internos del propio centro escolar (nunca he entendido por qué en los colegios se desaprovecha el mayor público que tienen para hacer labores internas de mejora y aprendizaje: los alumnos).

    Sin duda, estoy 100% de acuerdo con lo que planteas. Con todo, sí creo que el introducir experiencias empresariales en las aulas, es incluir conceptos que no están dentro de ellas en ningún otro formato. Emprender en la vida es ser un gran emprendedor (y quizá el más importante), pero también para emprender en el negocio, además de esa actitud proactiva que intentamos trasladar a nuestro grupo (y en la que hacemos más énfasis) hay que tener en cuenta elementos diferentes de funcionamiento que deberían (RRHH, gestión, financiación, incluso trámites...) para que no anden dándose cabezazos, como es mi caso y el de muchos que empiezan, con todo lo que hay que hacer para crear una empresa.

    Enfoque complementario, de hecho, podríamos decir, que es uno único para que algo de este espíritu funcione. Me quedo con la idea de apertura y tu experiencia, sin duda.

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  6. Pues me parece fundamental que se incluyan todas esas cuestiones que ya habéis hecho, el hecho de emprender para montar una empresa seguro que no le motiva a todo el mundo, sin embargo, participar de iniciativas como las que comentas interesaría a muchísima más gente, especialmente joven y niños (si algo tienen todos son deseos de participar... en lo que sea, en lo que les plantees). Me alegro de que hayáis contemplado estas posibilidades, no es complicado coincidir. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar :)