Si buscas... encuentra

22 de octubre de 2013

SE BUSCA: CO(m)prendedores

El pasado sábado 19 de octubre se celebró la II Jornada Espiral Emprende organizada por la asociación Espiral y que contó con el patrocinio de La Caixa y la colaboración de EGarage y CELWorking y el soporte del Departament d’Enseyament.

Os dejamos el Storify de la jornada con el seguimiento de las ponencias y mesas redondas, así como con todas las conclusiones. Ya no me gusta el emprendimiento sino el CO(m)prendimiento :)).

  1. CONCLUSIONES
    Partimos de que es necesario masa crítica para un cambio social educativo emprendedor. Sin embargo, ya existen profesores que emprenden y educan en la emprendeduría, solo hay que hacerlos visibles. O bien, emprenden, pero no saben que lo están haciendo.

    1. Sabemos que emprender es más que crear empresas. Con todo tenemos que DEFINIR qué es emprender ante una realidad compleja de diversas acciones sociales donde también conviven funcionarios emprendedores, empleados emprendedores, emprendedores por cuenta ajena... La cultura emprendedora es la cultura del optimismo, de la posibilidad. Creer que es posible.

    2. Necesitamos volver a la PERSONA como centro. La persona como PROTAGONISTA del emprendizaje, la persona como protagonista de la educación y de la acción. Para ello se necesita valorar a la persona desde tres ejes:
         1.1. Educar en VALORES: no corrupción, respeto, responsabilidad, autoconfianza, humildad e iniciativa. Valores que sabemos transmitir desde otros ámbitos educativos y solo debemos aplicarlos a este nuevo campo de formación.
         1.2. Valorar a la persona como empresario. Formarnos en valorar a quien arriesga y toma decisiones.
         1.3. Necesitamos encontrar referentes en dichos valores y en la figura empresarial.

    3. Es importante recuperar el valor y tener en cuenta al PROFESOR. Él es quien sabe de educación y tiene experiencia en ello. A partir de ahí, valorando el trabajo individual y grupal del docente, se podrá aumentar el valor de la educación en emprendimiento y, por supuesto, cualquier tipo de educación.

    4. Partiendo de estas tres conclusiones se antoja necesario formar a la COMUNIDAD EDUCATIVA:
        4.1. formar al alumno en encontrar su capacidad, su habilidad, su pasión.
        4.2. formar a los formadores (también en la universidad).
         4.3. formar a la familia, amigos... a todo el entorno.
         4.4. formar a los emprendedores que podrán acceder al aula para conseguir la tan ansiada apertura de la comunidad educativa.

    5. RECONOCER nuestros problemas y nuestras capacidades es básico. Debemos sacar al alumno de su zona de confort desde su perspectiva como persona con su pasión y sus capacidades. Puede que debamos reflexionar sobre si quizá somos nosotros los que tenemos que salir de nuestra zona de confort.

    6. Partiendo de  lo concreto, es imprescindible comprender la competencia emprendedora como TRANSVERSAL: transversal a todas las etapas educativas del alumno, a todas sus asignaturas y, por lo tanto, a toda su vida.

    7. Emprender por emprender no es el objetivo. Los proyectos emprendedores deben ser REALISTAS y asequibles para cada ente emprendedor y así evitar la frustración. Esta meta es extendible a todo el mundo emprendedor, también el adulto.

    8. Solo desde la realidad podremos aprender a vivir el ÉXITO y el FRACASO. Vivencias que se pueden educar desde cualquier ámbito educativo y asignatura curricular.

    9. Con todo lo anterior podremos encontrar los límites de la competitividad para generar una COMPETENCIA SANA entre personas, equipos, redes… Competencia según las capacidades y pasiones detectadas por los alumnos y la valoración de los RESULTADOS de acuerdo a ellas.
  2. ¡Feliz fin de semana!
  3. 10. Con todo lo comentado hasta el momento, necesitamos volver a la RED: una red en la que comunicar y ser comunicado, en la que trabajar en equipo (y no en grupo), en la que mirar al usuario, al destinatario de las acciones… necesitamos desarrollar COMUNIDADES EMPRENDEDORAS. Comunidad que ya están ahí y solo hay que encontrarlas o, como decíamos al inicio, hacerlas visibles.
  4. ACCIONES CONCRETAS
  5. Partiendo de la reflexión necesaria y los casos expuestos hoy en la Jornada, podemos realizar un listado de acciones concretas y cercanas que llevar a cabo en nuestro entorno para hacerlo realidad:.

    1. formación de formadores: en espacios que ya existen, generar espacios concretos de intercambio de experiencias, bien virtual, bien presencial. Necesitamos que sean recíprocos: desde los profesores hacia los emprendedores y viceversa.
    2. formación al profesorado en comunicación: para visibilizar los proyectos existentes aprovechando herramientas de las que todos disponemos.

    3. acudir a reuniones de otros sectores diferentes al educativo para contagiarse y contagiar: sesiones de emprendedores, de desarrolladores, de periodistas...

    4. compartir y reunir en un mismo espacio los materiales existentes: ya está en marcha la iniciativa de Pericles y Espiral.

    5. encontrar las redes: aprender a mirar dentro del colegio, entre colegios, entre colegio y fuera del colegio…

    6. apadrina a un profesor: cada uno de nosotros podemos meterle el gusanillo de emprender a otro colega.

    7. padres emprendedores/intraemprendedores en el aula: invita a un padre a que cuente su experiencia en el aula.

    8. aula de padres: espacio de formación en emprendimiento para familias.

    9. aula de emprendedores: ídem al de familias.

    10. conseguir clientes reales para los proyectos de las aulas (privados o instituciones públicas): hoy en día están ávidos de conocimiento y necesitados de ideas para rentabilizar sus negocios o continuar con su acción social.

    11. campaña de valoración de los empresarios: ¿por qué no hacen los alumnos una campaña de mejora de la percepción del empresario en su entorno? También puede ser un proyecto colaborativo entre centros educativos.

    12. gamificación del emprendimiento escolar: consigamos que el alumno sume puntos sociales extra por atraer a agentes externos a este mundo, compartir conocimiento, alcanzar una meta, conseguir un cliente...

    EXTRA: ¿por qué no cambiamos la palabra emprendedores por otra mejor valorada? Durante toda la jornada hemos sacado a la luz la problemática de su definición, el estado desvirtuado del concepto, la negatividad de proyectos vendidos como emprendimiento que no son... vamos cambiar esa palabra que defina lo que realmente comprendemos por emprender. ¿Se te ocurre una? Deja un comentario aquí o inclúyela en el hashtag de la jornada (#jee13) y colaboramos por generarla y definirla.

    Dejo una primera aproximación (¡gracias por la grafía Edu!): CO(m)prendedores
    CO - colaborativo
    COM - comunicación y poner en común
    PRENDER - iniciador, activo
    COMPRENDER - empatía, ponerse en el lugar del otro que conlleva los valores mencionados al inicio como el respeto y humildad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)