Si buscas... encuentra

18 de agosto de 2014

Casi la mitad de los escolares de 10 a 12 años tiene un smartphone: 10 consejos para padres en Diario de Navarra

Íñigo González. Páginas 16 y 17 de Diario de Navarra, 15 de agosto de 2014

La pasada semana se conocían los resultados de un estudio ¿Qué opinan los niños navarros de las redes sociales? realizado por Policía Foral (@policiaforalnav) entre niños y niñas de 5º y 6º de Primaria de Navarra

La nota de Gobierno de Navarra hace hincapié en que "Uno de cada tres menores navarros de 10 a 12 años navega por internet sin que sus padres les pongan normas" algo que deberíamos reflexionar, ya que la norma por la norma no sirve si no existe el buen ejemplo de los padres. Es más, no solo de sus padres, sino de todos los adultos que convivimos con ellos en la vida diaria: vecinos, profesores, ciudadanos, comerciantes, otros familiares... porque todos aprendemos de todos. 

Podíamos intuir que casi el 50% disponga de smarphone, más cuando es el regalo estrella de la primera comunión, algo que no es negativo, si aprendemos a utilizarlo. De hecho,  la pregunta no solo debería ser si tienen un teléfono propio, sino si lo usan, porque ante esa pregunta, habitualmente, el 100% de los niños responde que sí. Por ello, ante usar el teléfono de un familiar adulto, donde quizá puedan encontrar contenido poco adaptado a su edad; o usar el teléfono de un compañero sin ningún apoyo, es preferible que dispongan de su propio smartphone. 

Sin embargo, algunos datos del estudio sí deberían hacernos reflexionar sobre qué estamos haciendo de este espacio conectado que estamos compartiendo con menores: un 96,6% de los niños y niñas cree que la gente miente en las redes sociales. Probablemente, esas mentiras muchas veces creen que vienen de nosotros, los adultos, los inventores del selfie, el braggie o el aftersex. Además, cuando educamos a los más pequeños, según el estudio incluimos más normas a las niñas y que a los niños, algo que deberíamos repensar desde las costumbres más profundas que hemos heredado en otros espacios educativos y no solo en la conexión online.

Por otro lado, 8 de cada 10 menores dispone de una cuenta en redes sociales. No creo en las restricciones de edad de los medios sociales, ya que en múltiples ocasiones son una protección de la empresa y no del menor, sino en un buen uso y gestión de contenidos. Por ello, quizá más que fijarnos en dicho dato, debemos atender al uso que hacen de ellos. De hecho, el 29% confunde las redes sociales con otros medios online como el correo electrónico o los blogs, ya que parece que todo lo social lo equiparan a red social. De hecho, aunque no se incluye en el estudio, algunos niños preguntan si Whatsapp es internet, ya que el uso casi por defecto en nuestro teléfono hace que a veces no pensemos en que estamos conectados a todo el mundo.

La encuesta realizada analiza también el comportamiento ante el ciberacoso como acosador y como víctima:
Por su parte, el 7% que contesta afirmativamente, que  incomodaron a otros compañeros a través de comentarios (66%), enviando fotos (17%) y a través de vídeos (12%).En el perfil de víctima, el 16% de los menores afirma haberse sentido incomodados alguna vez en internet por alguien, sin diferencias entre chicos y chicas. La gran mayoría de estos, el 72%, sufrió un hostigamiento a través de comentarios, seguidos de fotografías (16%) y vídeos (8%).
Es esencial entender que la red la hacemos las personas con nuestros sentimientos, emociones y acciones, y así lo dicen los niños siendo más los que se han sentido dañados que los que afirman haber dañado. Además, existen ciertos comportamientos de control social, sobre todo en la adolescencia y juventud, que no son vistos ni por el acosado, ni por el acosador y que debemos conocer y educar para que no se produzcan. Con todo, a pesar de las dificultades y daños que entraña el ciberacoso, es importante entender que no existe el ciberbullying si no existe el bullying, por lo que creo que la educación contra esas actitudes no deben provenir desde la conectividad, sino desde la relación con las personas.
Íñigo González (@GOLzalez), redactor de educación de Diario de Navarra (@diariodenavarra), me contactó para, a raíz de los datos, concretar algunos consejos para papás y mamás en la educación sobre internet, smartphones y redes sociales. Entendamos que no podemos educar en redes sociales o internet por un lado y smartphones por otro, ya que nuestro uso es multipantalla y todo es internet. Eduquemos en la Red como una herramienta.

Además, entendamos papás y mamás en sentido amplio más allá de la educación propia del hogar que quizá sea la más importante. Pensad en todos vosotros que tenéis niños cerca y completemos los consejos para hacerlos beneficiosos para una sociedad conectada. Incluso pensad también en vosotros como individuos o empresas que os comunicáis en la Red y que estáis a un clic de que os lean menores. 

Os dejo los 10 consejos recogidos en Diario de Navarra basados en este post en el que podéis ampliar información:

1. Dar ejemplo. Los niños hacen lo que ven. ¿Cómo usamos nosotros la tecnología? ¿Estamos todo el día colgados al móvil? ¿Tenemos espacios libres de conexión? ¿Tenemos un objetivo cuando nos conectamos a internet? ¿Qué fotos compartimos en redes sociales o mensajería y con quién?

2. Ser protagonistas. Los padres deben ser quienes introduzcan la tecnología en la vida del niño en lugar de otros familiares a través de regalos. Actividades sencillas como hacer la compra, buscar las vacaciones, hablar con un familiar, actualizar tus redes sociales le hacen tomar ejemplo.

3. Espacios libres de pantallas. Generar espacios sin conexión (dormitorios, comidas...) es beneficioso para el descanso de los pequeños (en ocasiones hay falta de sueño en los pequeños por el uso del móvil) y para establecer relaciones de comunicación sanas, conversaciones personales...

4. Configurar aparatos y apps (pedir ayuda si hace falta). Cuando usemos aparatos tecnológicos debemos configurarlos para que tengan acceso a lo que realmente necesitan. Por ejemplo, Skype debe tener acceso al micrófono, pero quizá no sea necesario el acceso a la localización.

5. Invertir tiempo, aprender para educar. Es importante romper con miedos tecnológicos, ya que la formación que necesitan no es técnica, sino en valores, como en otras acciones de la vida. Internet es personas y, por lo tanto, emociones, comunicación, sentimientos, comportamientos...

6. Concienciar sobre la identidad digital. Los niños deben tener claro que todo lo que se comparte en la Red se queda en la Red y es accesible en el futuro. Si lo que vamos a compartir no nos gustaría que llegara a los padres, futuros jefes o nuestra pareja, será que no debemos compartirlo.

7. Educar en cuidar su intimidad. La mejor configuración de la privacidad eres tu mismo, lo que cuentes o lo que no. Aunque ellos tengan una red privada o compartan en un grupo restringido de mensajería, puede que sus amigos lo difundan, compartan o tengan una configuración pública.

8. Establecer normas de manera conjunta. Las normas ante la conexión a internet deben trabajarse juntos y siempre explicando por qué. Quizá la respuesta sea la misma, quizá no lo entienda, pero debemos esforzarnos por dar un argumento claro a los niños y que lo puedan entender.

9. Formar en conceptos básicos de empatía. Si los niños tienen en cuenta los sentimientos de los demás preguntarán antes de subir una foto o no compartirán información que pueda hacer daño o, si sucede, minimizarán la repercusión, no se recompartirá, etc.

10. Volver a dar ejemplo. De nuevo la clave de todo, el inicio y el fin. La coherencia como base del trabajo educativo. Igualmente, todos podemos equivocarnos, expliquémoslo también a los niños para que lo entiendan y valoren las posibles consecuencias.

Si os animáis, queréis conversar, debatir y que aprendamos juntos, hablaremos un poquito de ello en el evento #mumsontherocks.

¿Puedes aportar una mejora o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar :)