Si buscas... encuentra

27 de octubre de 2014

"Internet no es malo, el problema es perder la perspectiva de la vida física". Entrevista en Diario de Noticias

Internet no es malo... depende de lo que hagas en él. 
Internet no es mañana... es hoy.
Internet no es ficción... es real: interactuamos con personas reales de manera virtual.
Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti. Que el no, no te paralice, actúa con empatía.
Gracias por la conversación, Leticia :).

Entrevista Diario de Noticias. Domingo 26/10/2014 from Diana González



“Internet no es malo, el problema es perder la perspectiva de la vida física”

Teléfonos móviles, ordenadores, televisores, tablets... y en el centro de todas estas pantallas se encuentra la línea que separa el progreso de la adicción


LETICIA DE LAS HERAS UNAI BEROIZ 
PAMPLONA - Diana González, como profesora asociada de la Universidad de Navarra y especialista en identidad digital y redes sociales, conoce muy bien el fenómeno creciente entre los jóvenes (y los no tan jóvenes) de tener una doble vida en la red. Una existencia cibernética que no hay que tachar de ficticia, sino de complementaria a la vida física.
Nos pasamos horas pegados a una pantalla, ¿esto es normal o deberíamos preocuparnos?
-Sí, es lo más normal del mundo. Al final las pantallas nos rodean. Tenemos el móvil, la tele, el ordenador, una videoconsola... y después llegarán los smartwatch, que los tendremos todo el día en la muñeca. Dependiendo de lo que se haga no tiene por que ser negativo. Internet no es malo, el problema es perder la perspectiva de la vida física y tener contacto con otras personas solo a través de Internet. Si se llega a una conducta adictiva ahí sí que tenemos un problema
¿Cómo se puede saber si se ha superado la línea de la adicción?
-Los especialistas siempre señalan que uno mismo no es capaz de ver la propia conducta adictiva, sino que son las personas de su alrededor las que pueden observar comportamientos extraños y exagerados. Si, por ejemplo, el sospechoso tiene sudores fríos, se enrabieta cuando no tiene acceso al dispositivo o este no funciona, o no pasan ni un minuto sin estar conectado, ahí habría que empezar a preocuparse.
¿A partir de qué edad recomendaría que se regalase un teléfono móvil a un menor?
- A mi no me gusta decir una edad concreta a la que se pueden tener porque depende de muchos factores como la madurez del propio niño o la situación familiar en la que se encuentre. Lo que sí que creo es que hay que enseñarles a usarlo cuanto antes porque, aunque no tengan un móvil propio, va a manejar el de otra persona.
Sí, porque cada vez usan estos dispositivos portátiles desde edades más tempranas, incluso siendo aún bebés.
-Muchas veces son las propias personas mayores las que fomentan esto. El ejemplo que dan los adultos es fundamental y si se los dejamos desde pequeños para que jueguen un rato tenemos que estar con ellos acompañándoles y guiándoles para que no se pierdan en el uso de esa tecnología.
Esta guía de los adultos, en qué se debe centrar?
-Para mí hay tres cosas básicas: seguridad, comunicación y empatía. La seguridad en lo referente a recordar contraseñas y no compartir datos o fotografías, que lo que no harían fuera de la red no lo hagan tampoco dentro. Hay que enseñarles también a saber comunicarse y, sobre todo, con la empatía por delante, no haciendo a otros lo que no nos gustaría que nos hiciesen o comprendiendo que cada persona tiene sus circunstancias.
¿Qué opina de que se eliminen en su totalidad los libros de las aulas y se sustituyan por tablets u ordenadores?
-No creo que sea lo correcto. Ni solo libros ni solo tabletas. Lo que hay que hacer es utilizar los recursos de la mejor manera posible porque para algunas cosas será mejor el papel y para otras una pantalla. Dependerá tanto del niño como del profesor como del contenido que se vaya a trabajar.
Se habla sobre todo del aspecto negativo, pero supongo que esta plaga de pantallas también tendrá una parte positiva
-Internet nos ha ahorrado tiempo, nos facilita estar conectados con la gente e incluso encontrarnos con personas a las que no teníamos acceso. En el mundo educativo abre también un campo de posibilidades amplísimo, porque se puede hablar con especialista desde el propio aula, encontrar vídeos que expliquen mejor que un texto, aprender cómo es tu propio cuerpo directamente con la realidad aumentada... nos ha abierto al mundo, por eso es tan importante que sepamos comunicarnos.
Al igual que hay adicción, ¿hay conductas de excesivo rechazo o preocupación hacia este nuevo panorama social?
-Tenemos que darnos cuenta de que lo que pasa a través de una pantalla también es real. Cuando las personas, sobre todo los adolescentes, pasan horas frente a la pantalla hablando con sus amigos, no están confundiendo la realidad porque lo que pasa en la red es igual de real.
¿Puedes aportar una mejora o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)