Si buscas... encuentra

17 de enero de 2017

¿Existen leyes en la robótica?


Los robots han llegado para quedarse, no cabe duda, y necesitan de nosotros. Las personas los diseñaremos, construiremos, programaremos, repararemos, reprogramaremos... y, aunque hablemos de inteligencia artificial, los robots no tienen algo que a las personas nos permiten ser lo que somos: sentimientos. Esto nos diferencia y, probablemente, nos diferenciará siempre. Hasta ahora había creído que el pensamiento creativo también era propio del ser humano, aunque quizá sea algo que pueda explorarse en el ámbito de la robótica. Eso sí, desde lo que somos como personas, desde los robots creados por seres humanos.

Mi compi Roberto me contaba hace un tiempito sobre las 3 leyes de robótica de Isaac Asimov y la propuesta de la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo no va muy lejos, aunque nos concreta 9 leyes diferentes.

Las tres leyes de Asimov son:

  1. Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.
Por otro lado, el informe European Civil Law Rules in Robotics recoge las siguientes nueve leyes que busca que la Unión Europea unifique y armonice. Estas posibles normas no solo serán temas legales, sino que pretende ser una mirada ética para las empresas y personas que trabajan en el ámbito de la robótica:

  1. Protecting humans from harm caused by robots. Proteger a los seres humanos de los daños causados por robots.
  2. Respecting the refusal of care by a robot. Respetar el rechazo de una persona a ser cuidado por un robot. 
  3. Protecting human liberty in the face of robots. Proteger la libertad humana frente a la de los robots. 
  4. Protecting humanity against privacy breaches committed by a robot. Proteger a la humanidad contra las violaciones de privacidad cometidas por un robot. 
  5. Managing personal data processed by robots. Gestión de datos procesados por robots. 
  6. Protecting humanity against the risk of manipulation by robots. Proteger a la humanidad contra el riesgo de manipulación por robots. 
  7. Avoiding the dissolution of social ties. Evitar la disolución de los vínculos sociales. 
  8. Equal access to progress in robotics. Igualdad de acceso al progreso en robótica.
  9. Restricting human access to enhancement technologies. Restringir el acceso humano a las tecnologías de mejora.
De manera más concreta, en palabras de Eduardo Álvarez en TICbeat se puede hablar de...
  • Todo robot debe tener un interruptor de desactivación de emergencia.
  • Ningún robot podrá hacer daño a un ser humano.
  • Prohibido crear vínculos emocionales con ellos.
  • Seguro obligatorio para grandes robots.
  • Los robots tendrán derechos y obligaciones.
Sin duda mucho por hacer en este campo y en otros muchos como, por ejemplo, la identidad digital. ¿Tendrán identidad digital los robots? ¿qué ocurre con los datos que estudian y generan? ¿conversarán en línea como cualquier persona? ¿la suplantarán o actuarán como un ente independiente? ¿quién conocerá esa identidad digital para asegurarse de que todas las leyes se cumplan?

Todo esto, además, deberá se llevado al ámbito educativo, tanto en los materiales de las aulas como en el aprendizaje con robots y el sobre robótica. Esta semana, en mi colaboración en Diario de Navarra, narro alguna de las novedades que han llegado en el CES de Las Vegas y que también deben ser tenidas en cuenta en el espacio educativo y, por supuesto, con robots.



¿Puedes aportar una mejora o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :). 

3 de enero de 2017

Sobre la tranquilidad de 2016

Tranquilidad fue la palabra con la que deseé inaugurar 2016... pero nada más lejos. Así que llegué a la conclusión de que de lo que se trataba era de vivir con tranquilidad todo lo que llegara durante el año.

Buena parte de mi vida y alrededores ha dado un giro de 180º en poco tiempo. Y aquí estoy, comenzando a parar, reflexionar, valorar, integrar y agradecer estos 365 días. Tengo que dar gracias por muchas cosas que sucedieron o me sucedieron en 2016, así como a la búsqueda de la autodependencia, palabro aprendido con mi sister star; y sí, con mi globo rojo, que también me mola.

Del lado profesional de mi día a día ya hablaremos en otro momento, que también ha dado para mucho, aunque ahí quizá ya habéis leído algo de todo lo que voy compartiendo y aprendido con grandes y peques. Hoy toca uno de los lados del que hacía tiempo que no hablaba y es que, después de 6 años... largos, mucho, por fin puedo contar novedades.

Hace años contaba cosicas sobre mi salud, enfermedades raras y la búsqueda de diagnóstico. Sí, alguna rareza tengo, pero bueno, en mi, eso era de esperar ;). Ahora, después de aquella primera locura de salud que fue 2010 ya puedo contar mucho más. Seis años de espera, de buscar y cuando llega... te quedas igual, no reaccionas del modo en el que te lo habías imaginado. Seis años de médicos, pruebas de todo tipo, idas y venidas (muy apropiado en este blog), varios casi diagnósticos, tratamientos que no servían... Años de prohibiciones de determinados ejercicios, de algunas actividades, de diversos alimentos, medicinas... Años de no saber explicarme o no hacerme entender. Cambios diversos en el entorno... así que  durante 2016 decidí escuchar a mi cuerpo. Volví a hacer deporte (aunque hubo quien me dijo que no lo hiciera), volví a revisar la alimentación con mi nutricionista (privada, a pesar de que lo solicité, pero me dijeron que no necesitaba adelgazar...) y retomé la terapia para entender y entenderme emocionalmente. Porque sí, si estoy bien nutrida en lo físico y lo emocional, estoy mejor.

Y así, de la noche a la mañana, cuando ya te has puesto manos a la obra, conoces a una persona en la que reconoces todo lo que te pasa, como en un espejo, y sabes qué tiene, se lo dices a un médico y ¡pum! ¡Punto y minipunto para el paciente activo! ¿Solución? Lo que ya había comenzado a hacer: deporte, nutrición y terapia. ¿Para qué? Para la fibromialgia. Finalmente, tras seis años, fibromialgia. No se descartan otras cosas (y quién me sufre cerquita sabe que puedo hasta aburrir), pero cuando empiezas a cuidarte, todo "sucede" distinto.

Ahora me entiendo un poco más. No tanto gracias a la etiqueta médica, sino al trabajo de autocuidado que había comenzado a hacer y sigo haciendo. Quizá eso es lo que he aprendido en 2016 (aunque me queda tarea :)).

Autocuidarme quizá me haya llevado a cortar con cosas, relaciones o tareas y, de momento, no me arrepiento de las decisiones tomadas. En mi caminito tengo espacio para muchas más, aunque no necesito llevarlas en mi mochila, sino que nos pondremos patitas y andaremos juntas. Seguiremos haciéndolo en 2017, porque la vida es eso, aprender, aunque quién sabe, quizá sea simplemente reír:


Empecé este proceso de salud contando lo que me ocurría desde una necesidad personal de búsqueda de entendimiento, así como porque lo creía necesario para informar sobre las enfermedades raras y los no diagnósticos. Así, ahora también he creído necesario compartir el sí diagnóstico. Quizá escriba más sobre el tema por si puede ser de ayuda para alguien que esté pasando por lo mismo o quizá no, pero siempre puedes dejar un comentario, escribir un correo electrónico o contactarme en redes sociales.

¿Puedes aportar una mejora o sugerencia? Comenta en este blog, en @dianagonzalez o en cualquiera de los canales sociales :).